DiarioUno.com.ar
diariouno.com.ar | Edición Impresa | Mendoza Mendoza
Domingo 3 de Junio de 2012  
 Estado del tiempo
 
Buscador Ed. Impresa  
Buscador avanzado
Tapa Impresa RSS SMS

Aumentar tamaño Reducir tamaño Enviar por mail Imprimir nota
Mendoza

“Volví para devolverle a Mendoza todo lo que aprendí en el exterior”

Eso sostiene el mendocino Daniel Edgardo Nento (39), quien opera a niños con malformaciones congénitas del corazón. Será distinguido en la Legislatura, a pedido de los padres de un paciente.
03-06-2012

Mariana Gil
gil.mariana@diariouno.net.ar

Tiene la humildad de los grandes. Es mendocino, tiene 39 años, se llama Daniel Edgardo Nento y es médico cardiocirujano infantil especializado en malformaciones congénitas. Se capacitó en la Universidad Nacional de Cuyo y en reconocidos hospitales de Estados Unidos.

Por su destacada y novel trayectoria, este maipucino recibirá mañana a las 16 en la Legislatura una distinción al mérito en el Salón de los Pasos Perdidos.

La iniciativa fue impulsada por los padres de Franco Atencio, un bebé que a los pocos días de vida fue operado de una malformación congénita por las manos calificadas de este especialista. Hoy, el pequeño tiene tres meses, ya está en su casa y su vida no corre peligro.

“Fue una sorpresa muy grande recibir esta noticia de la distinción de la mano de los papás de Franco, quien sufría una cardiopatía congénita, es decir, la arteria que sale del ventrículo izquierdo, que bombea a todo el cuerpo que es la aorta, salía del ventrículo derecho y la pulmonar que sale del ventrículo derecho salía en este caso del izquierdo. La operación consistió en cambiarlas de lugar, pero lo más difícil es desinsertar las arterias coronarias que miden menos de un milímetro para que vuelvan a su posición”, explicó de forma simple la intervención.

Y aprovechó para agradecer a todos los papás de todos los pacientes que ha operado en su carrera profesional y que han confiado no sólo en él, sino en un equipo de profesionales que trabajan en conjunto en este tipo de patologías.

Y desde su rol de médico y de papá de mellizos de 5 años, expresó: “No es fácil para los padres que tienen un hijo que padece esta patología y dejan su vida en nuestras manos y deben esperar sentados entre 8 a 10 horas en una sala de espera hasta que salga el cirujano”.


La vocación
Desde muy chico, Daniel quería ser pediatra y, según contó, fue su pediatra, el doctor Humberto Cavagnaro, a quien él siempre admiró y quien lo inclinó a decidirse por esta profesión.

Su familia, de clase media trabajadora, apoyó la decisión y se graduó en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Cuyo.

“Sentía que quería hacer algo más trascendental, que pueda resolver entre la vida o la muerte, y fue cuando tomé la decisión de la especialidad de la cardiocirugía infantil”, precisó.

Decidió partir rumbo a Buenos Aires para capacitarse en el hospital Gutiérrez para luego aplicar sus amplios conocimientos en el hospital Humberto Notti y en el Hospital Español, donde actualmente se desempeña.

Pero antes de desarrollar sus virtudes en suelo mendocino, Nento estudió durante tres años para revalidar sus estudios y perfeccionarse en Estados Unidos, donde trabajó donde estuvo René Favaloro, y en Harvard, más precisamente en el Hospital de Niños de Boston.

Fue en julio de 2009 cuando decidió volver a su tierra natal por dos motivos: “Primero, por mi familia; mis padres, abuelos, tíos, y es que desde la distancia se extrañan los afectos. Además, quería devolverle a la sociedad mendocina todo lo que aprendí afuera”, recalcó.


Una extensa jornada
El día para Daniel es largo ya que arranca a las 8 de la mañana en el hospital Humberto Notti, donde trabaja hasta las 16.

Después se traslada al Hospital Español, donde también atiende a sus pacientes y realiza operaciones y se retira pasadas las 22.

Nento valora el desafío desde el primer día que tocó un bisturí y agradece a todos los papás que le confían la vida de sus hijos, “porque ellos me entregan lo más preciado que tienen y los cardiólogos debemos dar la mala noticia cuando hacemos el diagnóstico sobre estos casos complejos”.


El panorama en Mendoza
Con relación a la situación de esta especialidad en Mendoza en referencia a los principales centros del mundo, el experto fue benévolo y sostuvo que “a pesar de que se considera que Estados Unidos y Europa son del primer mundo, acá estamos bastante bien y, en el caso del hospital Notti, el Gobierno provincial arbitra los medios para que podamos operar a niños de sectores carenciados”.

Y por supuesto esto también sucede en el ámbito privado.

Sin embargo, comentó que lamentablemente en el sector público tienen una lista de espera, “a pesar de que se operan dos o tres casos de cardiopatías por semana, tanto desde bebés que pesan 500 gramos hasta adultos que presentan malformaciones del corazón”.



El milagro del bebé de un mes

A Franco Atencio le diagnosticaron una cardiopatía congénita apenas nació en el Hospital Español, a fines de enero del 2012.

Y con tan sólo 12 días de vida tuvo que sortear el primer obstáculo para dejar de luchar entre la vida y la muerte. Fue entonces que Dios o el destino pusieron en su camino las manos de esta eminencia, Daniel Nento. Con una sencillez y calidez innata, este médico fue quien operó a Franco con un éxito rotundo, quien hoy se recupera favorablemente.

En cuanto a la cirugía, el experto detalló que “básicamente se trataba de una cardiopatía congénita compleja llamada transposición completa de grandes vasos, en la cual las arterias que emergen del corazón lo hacen cambiadas de lugar, por lo tanto hay que transeccionarlas y cambiarlas de lugar. Lo complejo de la cirugía es que para reposicionarlas hay que desinsertar las coronarias, que en un bebé recién nacido miden como 1 milímetro, para cambiarlas de lugar”.

“Este reconocimiento me pone contento no sólo a mí, sino a un grupo grande de trabajo de profesionales con quien realizamos esta tarea”, destacó Nento.


Perfil

Daniel Edgardo Nento
médico cardiocirujano infantil especializado en malformaciones congénitas.


n Es mendocino, nació en Maipú, tiene 39 años, está casado y tiene mellizos de 5 años.


n Estudió en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Cuyo.


n Se especializó en cardiopatía infantil en el hospital Gutiérrez, de Buenos Aires.


n Se perfeccionó en la Universidad de Medicina de Harvard, en el Hospital de Niños de Boston, y en Cleveland Clinic, donde estuvo Favaloro.



Daniel Edgardo Nento. Será reconocido mañana en la Legislatura provincial por sus logros en la compleja especialidad médica que desempeña.


Institucional | Staff | Receptorías | Cómo Anunciar | Negocios Digitales | Contactos

© 2007 UNO GRAFICA. Todos los derechos reservados. Mendoza, Argentina